Uno de los problemas que puede generar el uso de una oficina virtual es la organización del trabajo: cuando no se tiene un horario marcado de antemano, una obligación de fichar o un jefe vigilante, pueden surgir las distracciones que nos alejen de los objetivos diarios.

En este artículo daremos algunos consejos para que la contratación de una oficina virtual y manejar un negocio desde casa no suponga un problema de organización del trabajo.

Horario predeterminado

El principal criterio es marcarse un horario de trabajo y respetarlo como si fuera un empleo en una empresa ajena. La gran ventaja es poder modular ese horario en función de tus interesas personales, de forma que elijas el horario mas conveniente para conciliar vida laboral y personal, pero una vez seleccionado se debe respetar salvo causa de fuerza mayor, de forma que en el tiempo acabe por consolidarse como una costumbre asentada.

Tener bien medidos los tiempos de trabajo

Toda profesión tiene ciertos trabajos repetidos y rutinarios pero que suelen ser base fundamental de muchos procesos. Muy relacionado con el punto anterior, el profesional que trabaja desde casa apoyado en una oficina virtual debe tener muy medidos y controlados los tiempos que le ocupan ese tipo de trabajos, puesto que sin esa medida clara será difícil establecer jornadas de trabajo que realmente puedan cumplir todos los objetivos marcados.

Seleccionar los momentos del día

Todos tenemos mejores momentos que otros a lo largo del día. Hay quien se siente mucho mas creativo y concentrado a primera hora de la mañana y hay quien prefire un horario nocturno para los trabajos que exigen mayor esfuerzo intelectual. Sea cual sea tu caso, reserva ese horario especial para las tareas más complejas.

Crea los momentos del día

En ciertas ocasiones hay que ser tajantes a la hora de establecer un objetivo sobre una tarea concreta, pro ejemplo por una fecha de entrega que se acerca, una labor que exige especial concentración, etc. Reconozcamos que en la vida moderna la multi presencia de todo tipo de aparatos electrónicos dotados en muchos casos de diferentes sistemas de avisode  email, mensajes en chats, SMS, etc… es un factor continuo de distracción. De vez en cuando apágalo todo y crea tu propio momento de máxima concentración.

Listas de prioridades

Resulta peligrosamente sencillo perder el foco sobre lo realmente importante. Escribir listas de prioridades ayuda a mantenerse centrado el lo fundamental. Puede resultar muy útil el uso de alguna aplicación sobre productividad o simplemente utilizar Evernote.

Pide la colaboración familiar

Si tu espacio de trabajo/vivienda es compartido va a resultar trascendental la colaboración del resto de la familia. Hay que dejar clara la frontera entre un espacio y otro para evitar las continuas interrupciones, marcando por ejemplo el horario que hemos comentado al inicio. Todo el mundo debe saber cuáles son tus horarios de trabajo y tener claro que una cosa es que tu oficina sea virtual y otra muy distinta que tu trabajo lo sea.

Incorpora estos consejos a la estructura de tu actividad profesional en casa y si tienes alguna idea más no dudes en compartirla en los comentarios.